👩🏻‍💻

Asesoría personalizada

Soy María, autónoma (freelance) Tengo un proyecto eCommerce

Llevo en el mundo online lo suficiente para saber qué quiero hacer con la idea de negocio que tengo y lo suficientemente poco para no saber cómo hacerlo.

A ver, en realidad no es que no sepa. Yo puedo hacer mi web (si es con herramientas NoCode, que si no, tampoco…), puedo saber qué quiero vender, tengo una idea más o menos de a quién… Quizás debería hablar con Jaime…

El lío empieza cuando tengo que bajar todo eso a la realidad, a la acción. Que todo eso exista fuera de mi cabeza.

Ahí es donde cada dos minutos las ideas se me escurren como en un tobogán de agua. Es cuando las palabras que en mi cabeza parecen bien expresadas, en el papel se vuelven como de goma. Ninguna quiere decir lo que yo quiero decir.

Podría tal vez hablar con Jaime…

Con lo de mis productos e ideas tampoco creas que avanzo mucho mejor… Un día quiero venderlos a X, el otro a X con un descuento y después a X multiplicado por 2…

Es desesperante. Porque llevo meses, meses no semanas dándole vueltas a todo esto. He leído de todo, he hecho más de 8 cursos, he visto 23 webinars y varios directos de Instagram.

Y al final, como la primavera volvía a aquellos grandes almacenes la Jurado, vuelvo al mismo punto de partida.

Ayer hice números y entendí que estoy perdiendo un dineral en oportunidades, tiempo y energía.

Creo que voy a hablar con Jaime.

Tiene casi 10 años de experiencia montando negocios online, las ha visto de todos los colores, tiene gran experiencia analizando mercados y escribe desde hace tres años una newsletters sobre eCommerce que tiene una fiel comunidad de seguidores.

La verdad es que sería razonable hablar con Jaime.

Lo que me ofrece es una consultoría donde en menos de dos horas me ordena las ideas, me enfoca la línea de trabajo, me quita miedos tontos y me pule ideas difusas. Todo eso por menos de 300€.

Incluso sé que si lo prefiero, asume él mismo el hacer toda la parte que yo no sé, como la landing de la validación de la idea y todo eso.

La verdad, ¿cómo he dudado tanto en ponerme en contacto con Jaime?

Por suerte, lo tengo fácil. Voy a clicar aquí